martes, 16 de enero de 2018

Francotiradoras soviéticas (fotos coloreadas por la artista rusa Olga Shirnina)

En junio de 1941, la Alemania nazi invadió la Unión Soviética con la intención de destruir el
19soviet-mujer-francotiradores-coloreadas-fotos-19
socialismo y esclavizar a su pueblo. En respuesta, más de 2000 mujeres rusas se alistaron como francotiradores en el ejército soviético. La artista digital Olga Shirnina ha dado vida ahora a la historia dando color a sus fotografías .

Las mujeres francotiradores que no dudaron en ponerse en primera línea de fuego en la brutal y sórdida Segunda Guerra Mundial se convirtieron en un terror para los soldados alemanes. La más notoria de todas fue, quizás, Lyudmila Pavlichenko, también conocida como Lady Death. Según los informes, mató a más de 300 nazis en menos de un año de combate y más tarde formó a cientos de francotiradores más jóvenes.

Sus fotos han sido coloreadas por la fotógrafa rusa Olga Shirnina, que recibe el sobrenombre de Klimbim, y que también trabaja como traductora de alemán. Shirnina muestra una clara afición a rescatar la historia de la Unión Soviética, y también ha coloreado fotos de Vladimir Lenin o Josef Stalin.

A continuación compartimos algunas fotos, coloreadas por Olga Shirnina, de las heroicas francotiradoras soviéticas que de tantos nazis libraron a la humanidad:

20soviet-mujer-francotiradores-coloreadas-fotos-20
La francotiradora rusa Lyudmila Pavlichenko, también conocida como Lady Death , nos libró de más de 300 soldados nazis en menos de un año de combate
21soviet-mujer-francotiradores-coloreadas-fotos-21
Roza Shanina, su camarada, se cargó a un total de 59 nazis a la tierna edad de 16 años, y fue apodada como "el terror invisible de Prusia Oriental".
18soviet-mujer-francotiradores-coloreadas-fotos-18
Este grupo de mujeres, y otras 2000 más, fueron francotiradores del ejército ruso, alistándose inmediatamente después de que Alemania invadiera la Unión Soviética, en junio de 1941, para defender de la bestia capitalista nazi al Socialismo soviético y a los pueblos de la URSS.
17soviet-mujer-francotiradores-coloreadas-fotos-17
Añadir leyenda"Machacamos a los nazis como a granos maduros", dijo Pavlichenko explicando el terror que infligieron las francotiradoras soviéticas a los ejércitos invasores fascistas.
19soviet-mujer-francotiradores-coloreadas-fotos-19
Más tarde, Lady Death se dedicó a entrenar a nuevos francotiradores, una vez que las heridas de la metralla la impidieron seguir en la línea del frente
22soviet-mujer-francotiradores-coloreadas-fotos-22
Las fotos coloreadas de la artista digital rusa Olga Shirnina hacen que la historia parezca volver a la vida.
16soviet-mujer-francotiradores-coloreadas-fotos-16
Ziba Ganiyeva, de ascendencia azerí y uzbeka, se unió al ejército ruso a la edad de 18 años, y se adentró al otro lado de la línea del frente 16 veces.
23soviet-mujer-francotiradores-coloreadas-fotos-23
Según los informes, Yevgenia Makeeva, a la izquierda de Lyudmila Pavlichenko, limpio el mundo de 68 soldados nazis.
24soviet-mujer-francotiradores-coloreadas-fotos-24
Roza Shanina fue herida de muerte en Prusia Oriental en 1945 a la edad de 20 años, y su diario de guerra bien guardado fue publicado más tarde.
25soviet-mujer-francotiradores-coloreadas-fotos-25
Nadezhda Kolesnikov y Lyuba Makarova también lucharon en el frente oriental durante la Gran Guerra Patriótica de la Unión Soviética , de 1941 a 1945
Nota: Las fotos y la información están extraídas del artículo Soviet Snipers colurised photos, sobre la artista rusa Olga Shirnina

domingo, 14 de enero de 2018

Palabras de un obrero rumano orgulloso de portar un retrato de Mao en la manifestación popular de día nacional de 1951

La década de los cincuenta fue, sin duda, la época en la que los trabajadores rumanos se sintieron más implicados en la vida política y económica de su país, ilusionados por las perspectivas de futuro que había traído el Socialismo en Rumania. Es entonces cuando, probablemente, los productores de la riqueza se sintieron más protagonistas de la vida política y económica, en el periodo comprendido desde la proclamación de la República Popular Rumana, el 30 de diciembre de 1947, hasta su sustitución por la República Socialista de Rumanía, en 1965.
!Viva el 23 de agosto, día de la liberación
de la patria del yugo fascista!

Como es bien conocido, tras la muerte de Stalin, en 1953, y el golpe revisionista de Jruchev y el resto de oportunistas en todo el mundo socialista, (con las probables excepciones de Albania, China o Corea), el espíritu revolucionario y de lucha de clases comenzó a ser sustituido poco a poco por el de la sociedad sin clases y, en realidad, una progresiva, aunque lenta, vuelta hacia el capitalismo.

No obstante, todo hay que decirlo, hasta el golpe de estado de diciembre de 1989 que lo reinstauró, los trabajadores rumanos vivieron cincuenta años de disfrute de una sociedad nueva construida con sus propias manos, en la que los valores humanos, inseparables de la propia concepción de democracia o libertad, como el derecho al trabajo, a una vivienda, a la atención médica o al disfrute de la cultura y el tiempo libre, a pesar de la lenta disolución de la primera fortaleza revolucionaria que prendió entre las masas trabajadoras en los países del Este de Europa tras el triunfo del Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial  contra el capitalismo y la explotación.

Manifestación del 23 de agosto de 1963
Muestra de aquella euforia de las masas obreras por el futuro que ellas mismas estaban construyendo es una carta escrita por un trabajador rumano, fechada el 23 de agoto de 1951, Día Nacional de Rumania  hasta la restauración definitiva del capitalismo en diciembre de 1989, y tras el desfile celebrado en la capital por tal motivo, en la que el autor describe a su novia, ante que hablar de otras cosas, su orgullo por haber participado en la fiesta de los trabajadores, contándole que había llevado en sus manos el retrato de Mao:

"Hoy he desfilado con la fábrica y yo he llevado en mis manos el retrato de Mao Tse Tun – China – cuando pasábamos frente a la tribuna. He visto muy bien al Camarada Gh. Gheorghiu Dej, que nos saludó con la mano. Llegamos con la columna hasta el lago Floreasca y, desde allí ya no sabía como volver, de modo que pensaba que si tu estuvieras conmigo hubiéramos encontrado juntos el camino. No obstante, he ido detrás de la gente y hemos llegado al autobús que nos ha llevado hasta la plaza de las naciones, desde donde he vuelto a casa".

Gh.-Dej, Petru Groza, Ana Pauker y Petre Constantinescu-Iaşi ,
líderes del partido, visitando la exposición "China nueva"
en  diciembre de 1950.
Mao Tse Tung había proclamado apenas dos años antes, el 1 de octubre de 1949, la República Popular China, dando comienzo a una sociedad socialista en la que los trabajadores eran el origen y el fin de toda la producción económica y de las decisiones futuras del país, dirigidos por el Partido Comunista. Por ello, ya que todavía no había tenido lugar el triunfo del revisionismo en la URSS, pues Stalin segúia vivo, Mao era admirado y respetado por la clase trabajadora mundial.

Gheorghe Gheorghiu-Dej era por aquel entonces el Secretario General del Partido de los Trabajadores de Rumania (como se denominaba entonces el Partido Comunista), y no tenía ninguna función en el gobierno: el presidente de la República y Jefe de estado era el científico Constantin I, Parhon y el jefe de gobierno Petru Groza. Desde la abdicación del rey Mihai I, cómplice del nazismo durante la SGM, y la proclamación de la R.P.R. los tres presidian las grandes manifestaciones populares como la que nos describe el obrero en su carta.

El barrio de Floreasca, construido junto al lago de igual nombre, había sido un suburbio de la capital rumana, lugar sucio y pleno de chabolas e inmundicia donde se agolpaban marginados y proletarios bucarestinos, hasta su transformación, en la década de los cincuenta, en el marco del gran cambio y dignificación socialista de la vivienda obrera, en una zona residencial, donde los trabajadores disponían de lugares de ocio, escuela, zonas deportivas, cine y otras actividades culturales y, por supuesto, lugares de trabajo, sus fábricas.

En la fecha en el que nuestro trabajador escribió la carta a su novia era un barrio nuevo, por lo que es normal que aquel se sintiera perdido. Por cierto que a los bloques de apartamentos construidos en Floreasca, como en toda la capital y en toda Rumania, los llaman con desprecio los fascistas, después del golpe de estado de diciembre del 89, "bloques estalinistas", algo bastante curioso en una sociedad bárbara donde, entre otros crímenes contra la humanidad, cada vez más obreros son despojados de sus viviendas por no poder pagarlas, por no hablar de la falta de trabajo y la cada vez mayor humillación que sufren los que lo lo conservan, las dificultades para el acceso a la atención sanitaria gratuita o, simplemente, accesible para los salarios habituales (en torno a 200 euros en Rumania).

Barrio de floreasca, construido para la clase trabajadora en la R.P.R.
La gran manifestación popular del 23 de agosto se solía realizar en el bulevar Aviatorilor, pasando por la llamada entonces Plaza Stalin (hoy Charles de Gaulle). Con ella se homenajeaban los acontecimientos de aquella fecha del año 1944, cuando, bajo la dirección del Partido Comunista, fue destituido el presidente del gobierno del rey Mihai I, el genocida Mariscal Antonescu, pasando el ejército rumano a ponerse de lado del Ejército Rojo contra Hitler. Tras ello, se formó un gobierno de frente popular que, tras las elecciones de noviembre de 1946, estaría dirigido por el comunista Petru Groza.

En resumen, es bastante ilustrativa y expresiva la carta escrita por el anónimo trabajador rumano, feliz de poder participar junto a los camaradas de su fábrica en la manifestación masiva celebrando la liberación de su país de las garras del fascismo y la construcción cotidiana de una sociedad sin explotación del hombre por el hombre; el feliz y liberado trabajador muestra su orgullo por haber tenido el honor de llevar en sus manos la imagen de Mao, uno de los grandes líderes del movimiento comunista y de la clase obrera mundial junto a Lenin y Stalin (cuyas imágenes presidían, con toda seguridad también aquel año, el palco de autoridades).

lunes, 8 de enero de 2018

Bela Lugosi, el más famoso Drácula de Hollywood, y la República Soviética Húngara.

Su interpretación del Conde Drácula marcó un hito en el cine clásico y le dio al popular mito muchas de las características con las que se le conoce hoy en día. Bela Lugosi no sólo fue un talentoso actor, sino que también en sí mismo fue un fascinante personaje, protagonista en primera persona de la Revolución húngara de 1918 y de la efímera vida de la República Soviética de Hungría, como militante del Partido Comunista.

Nacido bajo el nombre Blaskó Béla Ferenc Dezső, el 20 de octubre de 1882 en Lugos, entonces
Bela Lugosi con su uniforme militar austrohúngaro
Bela Lugosi en la guerra


Hungría, territorio que más tarde pasó a formar parte de Rumanía justamente tras su invasión militar y la toma de Budapest para acabar con el nuevo estado bolchevique, Bela Lugosi fue un famoso actor de la época del cine mudo que hizo temblar a la audiencia con sus papeles en filmes de terror.

Su lugar de nacimiento estaba a unos 80 kilómetros de la frontera occidental de Transilvania y el Castillo de Poenari, una de las históricos hogares de Vlad el Empalador, el voivoda que dio origen a la famosa leyenda de Drácula del escritor inglés Bram Stoker, a quien Lugosi presentaría con gran aclamación tanto en el escenario como en la pantalla. Como se ve, su nombre artístico lo tomaría de la ciudad donde nació, la actual Lugoj rumana.

Lugosi vivió duros momentos al principio de su vida. El menor de cuatro hermanos decidió huir del seno de su hogar de clase media para abrirse un camino por sí mismo en el mundo del teatro, con apenas 12 años de edad. Siendo tan sólo un niño y determinado a no depender de sus padres, tuvo que trabajar como minero y luego en los tendidos de ferrocarril que conectaban las distintas localidades de su país. Todo eso provocaría que no pudiera acceder ni tener una educación como le hubiera correspondido si hubiera seguido bajo las faldas de su familia, unos banqueros ricos, aunque venidos a menos.

Intentó participar con papeles pequeños en producciones ambulantes locales, pero su falta de educación y su temperamento hicieron difícil que triunfara.

“Trataron de darme pequeños papeles en sus obras, pero yo era tan ignorante, tan estúpido, que la gente se reía de mí. Pero me Permitieron el gusto del escenario y también el sabor rancio de la humillación”.
Imagini pentru bela lugosi si bela kun

Su hermana, sin embargo, le brindó apoyo prestándole dinero y consiguiéndole papeles menores en producciones del Teatro Szabadka, en Budapest. Allí, aunque sin haber tenido mucha educación, Lugosi demostró talento natural, aunque todavía en bruto, y pronto ascendió a papeles más importantes.

A pesar de que los miembros del Teatro Nacional estaban exentos del servicio militar, cuando estalló la primera guerra mundial, en junio de 1914, Lugosi aparcó su carrera de en el mundo de la interpretación para luchar por Hungría contra Rusia y las potencias occidentales. Después de ser dado de alta del ejército debido a problemas de salud en 1916, Lugosi regresó al Teatro Nacional.

Por aquel entonces,los actores estaban exentos del servicio militar y Lugosi no tenía antecedentes marciales. Sin embargo, por razones que aún no están claras, se ofreció como voluntario para el ejército austrohúngaro casi de inmediato. Tal vez estaba buscando aventura o sintió el impulso emocional de patriotismo que se apoderó de tantos otros hombres en ese momento. Fue asignado a la 43ª división de Infantería Real Húngara, sirviendo como teniente de infantería. La unidad fue enviada al frente oriental, donde lucharon en Galicia contra las fuerzas del Imperio ruso. Lugosi fue destinado finalmente a la patrulla de esquí. Su unidad pronto se encontró involucrada en las brutales campañas invernales de los Cárpatos. Comenzaron en serio a fines de enero de 1915. Para dar solo un ejemplo del peligro y la muerte que impregnaban estas batallas, los austrohúngaros perdieron dos tercios de un ejército de 100.000 hombres en menos de tres semanas. Aunque en gran parte olvidada, la lucha que ocurrió en lo alto de los nevados Cárpatos es considerada por algunos historiadores como la más mortífera de toda la guerra en cualquiera de los frentes.

Lugosi no escapó ileso de la lucha. Él sufrió tanto mental como físicamente. Una de las pocas veces que habló sobre la guerra tuvo lugar en una entrevista años más tarde cuando recordó que "Hubo un momento que nunca podría olvidar. Estábamos protegiendo un bosque de los rusos. Todos nosotros estábamos encogidos debajo de enormes árboles, cada hombre debajo de un árbol. Un joven oficial incauto se salió un poco de la cobertura y una bala golpeó su pecho. Olvidé que los rusos disparaban desde su línea con ametralladoras ... Corrí hacia él y le di primeros auxilios. Regresé a mi árbol y descubrí que había sido arrojado al cielo en pedazos. Me volví histérico. Lloré allí en el suelo del bosque, como un niño ... no de miedo, ni siquiera de alivio ... de gratitud por cómo Dios me había pagado por tener ese arrebato de buen corazón ".


Lugosi fue herido dos veces, la primera vez en combates cerca de Rohatin, Galicia (Rohatyn, Ucrania hoy), la segunda vez en los Cárpatos. Estas heridas le hicieron recibir una decoración por su valentía, pero también lo sacaron de la guerra. Poco después, a principios de 1916, Lugosi fue dado de alta después de 18 meses de servicio. 

Otra de las influencias de la horrible guerra en Lugosi fue la influencia de la revolución rusa, que se extendió como la pólvora por todo el frente del este entre los trabajadores y campesinos en las filas de todos los ejércitos. Como explica Alan Woods en su análisis de la República soviética húngara, "La victoria de la revolución de octubre en Rusia tuvo un efecto electrizante en Hungría. La magistral agitación antibélica de los bolcheviques durante las negociaciones de paz de Brest-Litovsk, encontró un gran eco entre las masas de trabajadores, campesinos y soldados cansados de la guerra. La reivindicación de "paz sin anexiones, ni indemnizaciones" encontró eco en las fábricas, en los pueblos y en las trincheras. En esta situación el partido antibélico de la burguesía dirigido por Karolyi -el "Kerensky húngaro"-, ganó influencia entre las masas."

O, como describía el periodico austriaco Deutsche Volksblatt, el ambiente en el frente estaba agitado, "El cuarto y noveno ejércitos rumanos se negaron a luchar en la guerra, estallaron huelgas entre los trabajadores rumanos en Ploesti, Bucarest, etc. "Los ejércitos rumano y checo se caracterizan por la ausencia de disciplina, las ideas bolcheviques se están extendiendo, el ejemplo más evidente es que el movimiento de campesinos y trabajadores de Basarabia se ha vuelto contra el gobierno rumano".

En estas circunstancias, Lugosi regresó a Budapest. pasando de los escenarios a las películas mudas y hasta organizó el Sindicato Nacional de Actores de Hungría, el primer sindicato de actores cinematográficos del mundo. El 10 de abril de 1916, menos de veinte meses después de su última actuación en Budapest, volvió al escenario en el Teatro Nacional. A medida que la guerra se prolongó durante los siguientes dos años y medio, Lugosi continuó actuando en una variedad de papeles en el escenario y también obtuvo su primer comienzo en la película. Era como si nunca hubiera ido a las trincheras. Tal vez fue capaz de olvidarse de la guerra, pero sus efectos secundarios en Hungría estaban a punto de influir en el resto de su vida.

El Imperio austrohúngaro fue derrotado y dividido en noviembre de 1918. Hungría se convirtió en una república. Entonces, Lugosi se implicó activamente en la agitación política. Se convirtió en creador y líder del sindicato de actores recién creado en diciembre de 1918. Abogó por terminar con el poder de los gerentes de teatro que primaban las ganancias sobre el arte. 

Imagini pentru bela lugosi si bela kun
Bela Kun hablando a las masas trabajadoras húngaras
Fue un firme partidario de la Revolución húngara de 1919 que llevó brevemente a la República Soviética Húngara de Bela Kun al poder, desatando la pasión de Lugosi por el arte libre, la cultura, y el triunfo de los trabajadores sobre la burguesía. Cuando las tropas rumanas entraron en Bucarest y se impuso el gobierno fascista de Horthy, la salvaje venganza de la burguesía impone una ola de terror, torturas, persecuciones y fusilamientos en masa, también contra el mundo de la cultura, que hace que Bela Lugosi, como haría también Bela Kun, el líder revolucionario, decidan huir del país, convertidos ambos en enemigos del nuevo gobierno.

Tras trabajar por un tiempo en el cine alemán, Lugosi decidió inmigrar a los Estados Unidos. Después de una breve parada en Italia, partió hacia Nueva Orleáns, llegando el 4 de diciembre de 1920. De allí se transladaría a Nueva York, donde finalmente encontró el papel que lo llevaría a la fama.

Su marcado acento húngaro provocó que, teniendo en cuenta que por aquel entonces todo el mundo consideraba todavía a Transilvania, el país donde Bram Stoker ubicaba a Drácula, como parte de Hungría, le dieran el papel en una obra de teatro en Broadway en la que interpretaría al Conde Drácula en Broadway y luego, protagonizó el film de Universal Pictures, de 1931, convirtiéndose para siempre en una leyenda del cine.

Por supuesto, Lugosi también estaría en el punto de mira de la caza de brujas del senador McCarthy en los años 50, por ser demasiado favorable a las ideas comunistas, a la URSS y, de paso, a la política del presidente Roosevelt. No obstante, su carrera ya estaba cayendo en picado, dejando al bueno de Lugosi en los límites de la pobreza, sobreviviendo con trabajos variados y mal pagados. Al final de su carrera sería "rescatado" por Ed Wood para sus películas de serie B, poco antes de morir en 1956, en Los Ángeles. 

Jamás regresaría a la Hungria revolucionaria por la que luchó y de la que tuvo que huir tras el triunfo  del Mariscal Horthy y su criminal dictadura fascista.

martes, 2 de enero de 2018

Jubiloso saludo de pionero (himno de los pioneros rumanos)

Salut voios de pioner, Jubiloso saludo de pionero en español, era uno de los himnos de los pioneros rumanos, los jóvenes socialistas que se preparaban, como se expresa en sus versos, para construir un mundo mejor.

El siguiente video es de una emisión de la televisión rumana de los años ochenta, a la que hemos añadido los subtítulos en castellano, y cuya etra que podéis encontrar también al final del video:

 

JUBILOSO SALUDO DE PIONERO

Jubiloso saludo de pionero
pionieria los cuatro puntos cardinales
bajo el cielo azul y despejado
en la tierra plena de flores
con el paso firme partimos
a construir un mundo mejor
Todos bajo la bandera del partido
temblando de emoción 
!Gloria al partido amado!
Con nuestra voz juvenil
damos fuerza de granito
a este valiente pueblo rumano
a este valiente pueblo rumano.
Somos niños y te amamos
como a nuestros padres y a la tricolor
Anhelamos la paz en el mundo
!y lo gritamos para que todos nos oigan!
!y lo gritamos para que todos nos oigan!
Con paso firme partimos
a construir un mundo mejor
Todos bajo la bandera del partido
temblando de emoción 
!Gloria al partido amado!
Con nuestra voz juvenil
damos fuerza de granito
a este valiente pueblo rumano
a este valiente pueblo rumano.
Jubiloso saludo de pionero




Revista Urzica: humor y lucha de clases en los primeros años del Socialismo rumano

Urzica (Ortiga en español) fue una Revista gráfica de humor y crítica política aparecida en Rumanía en 1948, bajo la dirección de Aurel Baranga, poeta y dramaturgo comunista.

La Revista apareció bimensualmente durante el periodo 1949-1975, con el objetivo de ilustrar la lucha de clases, y mensualmente después de 1975.

La Revista Urzica tenía dos funciones, ambas, como la planta del mismo nombre, de hacer escocer
con la crítica a la explotación de clase y al imperialismo: la primera, ilustrar mediante el diseño gráfico y el humor la lucha del pueblo rumano por la construcción del socialismo y las constantes agresiónes de la clase capitalista contra los trabajadores y de los países imperialistas contra los pueblos; la segunda, alimentar a la clase obrera rumana con el ejercicio del humor y la crítica política (porque la ortiga en Rumania es también famosa por su uso en unas deliciosas sopas primaverales).

Veamos algunos ejemplos del sentido del humor y de la lucha de clases llevada a cabo por la Revista Urzica en los primeros tiempos de la República Popular Rumana. En el número que vamos a compartir aquí, del 20 de Octubre de 1949, podremos disfrutar de fabulosas caricaturas del imperialismo yankee haciéndose dueño de toda Europa Occidental, de la victoria del pueblo chino y el nacimiento de la República Popular China frente al Koumitang y sus financiadores capitalistas, de la perpetuación del nazismo en la incipiente República Federal Alemana, auspiciada por el Tio Sam, o de algunas características que, tras la instauración del neoliberalismo por los mismos que organizaron el golpe de estado de diciembre de 1989 y que acabó con el Socialismo, son hoy de nuevo comunes: la mercantilización de la sanidad, o los despidos de miles de trabajadores a capricho de los grandes empresarios.

En resumen, las sátiras que aparecían por entonces en la Revista Urzica (que después, cierto es, sobre todo con la llegada en los años sesenta de la República Socialista de Rumania, la asunción del dictado kruchoviano del fin de la lucha de clases y el inicio de la sociedad sin conflictos,  de todo el pueblo, y el creciente nacionalismo, se fue suavizando), siguen siendo, setenta años después, muy actuales. Como bien sabemos, todavía, a estas alturas de supuesta evolución humana, los empresarios siguen siendo igual de ambiciosos e inhumanos, los servicios y derechos sociales están en pleno proceso de saqueo, y EEUU sigue dirigiendo los hilos de Europa Occidental según los intereses de sus grandes corporaciones mafiosas (con la diferencia de que la Alemania que el Tio Sam creo como continuación de la nazi, como cuña de ataque y agresión contra los paises socialistas, es ahora una nueva potencia mundial que disputa su control sobre toda la Unión Europea, imponiendo sus decisiones a sus gobiernos títeres).

En la primera viñeta el Tio Sam se enrabieta por la nota enviada por los gobiernos de las democracias populares a EEUU, Inglaterra y Francia por su violación de los Acuerdos de Postdam al crear, unilateralmente, con capital en Bonn, la Alemania Occidental, en lugar de colaborar en la construcción de una Alemania unida y democrática.



El periodico que enerva tanto al protagonista de la viñeta dice: "Los gobiernos de la URSS y de los pueblos de las democracias populares, han enviado  unas declaraciones a Estados Unidos, Inglaterra, y Francia señalando que con la  creación del gobierno marioneta de Bonn de la Alemania Occidental no han violado solamente los acuerdos de Postdam, sino el compromiso tomado por la Reunión de  Ministros de Asuntos Exteriores en Paris",
.
En el mismo sentido, la contraportada nos regala esta ilustración de la encarnación de EE.UU. dando el biberon al nuevo gobierno de Bonn, formado por herederos del antiguo nazismo, y que serán la punta de lanza del imperialismo norteamericano contra la Europa Socialista

El biberón lleva escritas las palabras "Constitución de Bonn", y en el pie de la ilustración dice "Alemania Occidental. El gobierno de Bonn tras la sesión de apertura del parlamento".



En la siguiente viñeta, titulada, "Del pais del dolar" no hacen falta muchos comentarios. Todos sabemos que significa el capitalismo impuesto en el mundo actual por el imperio norteamericano y sus aliados: la salvaje explotación de los trabajadores. Puede ser con el yugo del dolar o, ahora, también del euro.



La desesperación de las grandes corporaciones capitalistas por el triunfo del pueblo chino y el nacimiento de la Republica Popular es expresada, además por la portada ya presentada, por la siguiente viñeta, en la que un mafioso dueño de un trust y un general del Kuomitang hablan sobre las ayudas del capitalismo internacional a la oligarquia china.

Empresario (Trustman): Dame un informe sobre la situación del armamento que os entregamos

General del Kuomintang: Imposible; los documentos se han perdido, pero podeis preguntar al Ejercito Popular por el material capturado.



El chantaje nuclear, base de la mayor matanza atomica de la historia de la humanidad perpetrada en 1945 por Estados Unidos contra el pueblo japonés, (todavia no juzgada siete decadas despues), cuando su ejercito estaba practicamente rendido, fracaso por completo tras el inicio de la fabricación de armamento de este tipo por la Union Sovietica.

Los humoristas de Urzica lo expresan con el entierro del ataúd de ese nombre, "chantaje nuclear", mientras el Tio Sam se lamenta sentado a horcajadas sobre el finado, y un cortejo, dirigido por el propio Papa de Roma, con el símbolo del dolar en la Biblia, y escoltado por miembros del Ku klus Klan, es seguido por todos los títeres políticos de la Europa sometida al imperio yankee.



La actitud de Tito, presidente de la Federación Yugoslava, tras el final de la Segunda Guerra Mundial no es entendida en el resto de los países socialistas. El acercamiento del antiguo partisano al imperialismo norteamericano y a la economía capitalista es criticado por la Revista Urzica, que convierte al yugoslavo en un juguete de Wall Street.

El texto dice lo siquiente: La política de Tito: Como quiere parecer... y como es en realidad.



La "alta posición ideológica" del francés Leon Blum es representada del siguiente modo por los humoristas de Urzica. Blum, que llegó al poder en Francia con el triunfo del Frente Popular en 1936, sin embargo tuvo una actitud ruin y traicionara con la República Española, firmando el pacto de no intervención que favoreció al fascismo español y europeo. Después de la SGM, y de estar preso en campos de concentración alemanes, fue jefe de la delegación francesa y presidente de la conferencia constitutiva de la UNESCO. También negoció con EE.UU. la cancelación de la deuda de Francia con lográndolo en los acuerdos Blum-Byrnes, firmados en mayo de 1946, a cambio de que, algo que no es tan baladí como parece, se abriesen las salas de cine francesas a las películas estadounidenses, lo que facilitaría la introducción del concepto del "American way of life" y del inicio de la imposición ideológica, paralela a la económica.

Léon Blum dirigió el último gobierno provisional antes de la instauración de la Cuarta República, de diciembre de 1946 a enero de 1947. En esos dos meses, ejerció de hecho funciones equivalentes a las de jefe de Estado, colaborando activamente con la sumisión de Francia a los intereses del nuevo amo de Europa, Estados Unidos, y sus planes de agresión contra los paises socialistas.



John Bull, la personificación de Gran Bretaña, como el Tio Sam norteamericano, es puesto a secar por este último en la viñeta siguiente. En ella se rien de la actitud sumisa del gobierno inglés ante las indicaciones monetarias de la Casa Blanca.


El texto dice: "Tras la devaluación de la libra, Wall Street invade el terreno de esta, con la intención de eliminar por completo a Inglaterra como advesario del mercado económico". John Bull dice: "Después de haber entrado en el agua ahora me pone a secar"

El número de la Revista Urzica que presentamos en esta entrada también critica aspectos habituales de las sociedades capitalistas que desaparecieron por completo tras la creación de la República Popular Rumana en 1948, y que han regresado a la vida de los rumanos tras 1990, con el regreso del capitalismo, y que hoy suenan tan actuales

Por ejemplo, el tema de los despidos masivos. En la siguiente viñeta, un empresario vuelve de vacaciones y, como premisa para empezar el trabajo, ordena que se inicien las acostumbradas patadas en el culo a los trabajadores.

El texto dice: "Las vacaciones han terminado". El industrial: "Reiniciamos el trabajo. Traeme para firmar la lista de obreros que tenemos que despedir".



Lo mismo sucede con la sanidad, transformada en un bien de compra-venta, al mejor postor, bajo las tiranias capitalistas, muy lejos de ser un derecho inviolable de los trabajadores que, por otro lado, son las que crean la riqueza del pais.

En la ilustración dos médicos occidentales hablan sobre un enfermo, en una situación que en cualquier pais capitalista es de lo mas habitual: la salud convertida en un gran negocio.

"-El accidentado de la habitación 3 pregunta cuándo va a poder abandonar el hospital...
-Cuando se le acabe el dinero."



Por último, un tema de rabiosa actualidad, y un grave problema de la clase obrera en todos los regímenes capitalistas: los sindicatos. Solo basta que recordemos el papel de los grandes sindicatos oficiales españoles, UGT y CCOO, como forma de controlar y encauzar la lucha de los trabajadores con el fin de facilitar el enriquecimiento de la oligarquia local y multinacional, o el de cualquiera de los que hacen identico papel en todos los paises donde la soberania nacional solo es del pueblo sobre el papel, y en realidad son los amos del mercado los que toman las decisiones.



El texto de la viñeta dice: "El semáforo de los sindicatos ingleses en funcionamiento".

"Exigencias de los trabajadores". (Semaforo en rojo)
"Reducción de salarios" (Semáforo en verde)

domingo, 31 de diciembre de 2017

Como se construye una "revolución". Entrevista al jefe de los servicios de contraespionaje rumanos en 1989

En la siguiente entrevista, realizada en 2005 al coronel Paulian Pasarin, jefe del servicio de contraespionaje rumano desde 1974 a diciembre de 1989, este nos cuenta como se fabrica una "Revolución", literalmente "para que la simulación de revolución disimulara la intervención externa".
Pualian Pasarin en el momento de
realizarse la entrevista

Como nos cuenta Pasarin, con su información privilegiada obtenida en un puesto sensible de la seguridad nacional, todo había empezado mucho antes, tras el nombramiento de Gorbachov como presidente de la URSS y el inicio de la aplicación de sus planes de supuesta apertura, que en realidad abrieron las puertas al fin del Socialismo europeo y, y esto es lo peor, de los logros sociales y el bienestar de millones de ciudadanos y trabajadores del este del viejo continente (por no contar sus efectos, que cada vez sienten con mayor dureza todos sus trabajadores, en toda Europa, donde muchas de aquellas consecuencias se llaman hoy, en otro ejemplo de cómo esconder las verdaderas intenciones de los hechos, "crisis" económica).

Desde entonces, las tropas de comando infiltradas en Rumania pasaron a crear los conflictos necesarios y a provocar las masivas "manifestaciones espontáneas" que esconderían la intervención extranjera y la perpetración de lo que, en realidad, fue un golpe de estado dirigido desde Moscú y Washington. Todo hay que decirlo, no obstante, también hay que contar con el descontento de gran parte de la población debido a los errores de los gobiernos, en este caso que nos ocupa los de Ceausescu y el PCR, progresivamente más alejados de los trabajadores. Recordemos que cuando el espíritu revolucionario está vivo (por ejemplo, en la intervención de 14 potencias imperialistas contra la recién nacida URSS, en lo que se llamó la Guerra Civil o en el intento de invasión de Playa Girón, en Cuba) un pueblo no puede ser derrotado.

La estrategia sigue siendo hoy la misma: provocar manifestaciones violentas en países cuyos regímenes se quieren derrocar, inventar genocidios y matanzas por parte de los gobiernos díscolos, y, si sale bien, clavar las garras sobre los países agredidos bajo la máscara de una revolución popular... Y en el caso de que no salga tan bien como se planeó, seguir financiando a grupos terroristas, que los medios de propaganda llamaran "Ejercito Libre", y provocar, si es posible, una matanza "humanitaria" o de "liberación" ejecutada y dirigida por la OTAN.

Por último, y dejando de lado el claro papel de Gorbachov como ejecutor principal de la agresión contra su propio pueblo y, de hecho, contra el resto de los pueblos socialistas de Europa y la clase trabajadora en general, hay que subrayar el papel de Milosevic, según la entrevista de Pasarin.


La moraleja de esta historia protagonizada por Milosevic es evidente: si cometes el error de apoyar al enemigo llevado por desconocidas motivaciones, en este caso facilitando la agresión a Rumania, no creas que vas a convertirte en aliado, puesto que la barbarie capitalista no conoce ni de amistad, ni de humanidad ni, mucho menos, de paz, sino solamente de saqueo, dominación, y expolio. 

Al final, Milosevic y su pueblo recibieron, poco después, la misma medicina que el propio Ceausescu y los rumanos, y quizás en esos momentos se arrepintiera de haber sido cómplices del golpe de estado de diciembre de 1989 y de haber colaborado con los que nunca podrán ser amigos de ningún pueblo (ni siquiera del suyo propio), y que harán siempre todo lo que sea posible, incluyendo cometer cualquier crimen por atroz o masivo que sea este, para seguir aumentando sus beneficios y sus privilegios.

La entrevista: 

Como hemos dicho, el coronel Paulian Pasarin fue el jefe del Servicio de Contraespionaje rumano desde 1974 hasta diciembre de 1989.

Este declaró en la siguiente entrevista realizada en 2005, poco antes de morir, que en diciembre de 1989 no hubo ninguna revolución, sino que los acontecimientos que llevaron al derrocamiento de Nicolae Ceausescu y al fusilamiento de este y su mujer, Elena Ceausescu, fueron planificados mucho tiempo antes por la Unión Soviética y Estados Unidos. 

Paulian Păsărin murió en el año 2007, dos años después de realizar la entrevista, y los más apropiados dicen que sus ultimas palabras fueron: "A mi también me lo hicieron pagar". 

Periodista: Señor coronel, ¿Sabía Nicolae Ceausescu lo que se estaba preparando o le tomó por sorpresa la así llamada Revolución de diciembre de 1989? 

Paulian Păsărin: Sobre lo sucedido en 1989 puedo decir la verdad, porque he conocido la cara invisible de los hechos, pero no voy a utilizar el término "revolución", porque no sucedió nada parecido, y voy a explicarle por qué. 
Imagini pentru revolutia romana 21 decembrie sustinere
Manifestación de apoyo al Socialismo, 21 de diciembre de 1989

Se sabía mucho tiempo antes lo que iba a sucesor. Existían informaciones en los servicios de información, y no de meras posibilidades, sino de previsiones reales. Todo partió de un error de Nicolae Ceausescu.

A finales de los años 70, tras la muerte de Breznev, surgió el problema de quién iba a ser el sucesor en la dirección del Partido Comunista de la Unión Soviética. Entre los posibles sucesores apareció Andropov, que era entonces el jefe del KGB.

Entonces Ceausescu cometió el grave error de aparecer en televisión por propia iniciativa dando su parecer de que no era Andropov el candidato más adecuado para suceder a Breznev en la dirección del partido.

De ahí saltó la chispa, tanto de una parte como de otra, especialmente del lado de Andropov, que finalmente fue designado presidente de la URSS. Desde ese momento la destitución de Ceausescu estaba decidida.

En plan informativo, un subordinado mío del servicio de información me advirtió de que cada martes y viernes de cada semana, en el bloque de la plaza Aviatorilor, bloque que era una residencia para trabajadores soviéticos, llegaba un autocar o dos con turistas, que se extendieron por Bucarest.
Tras verificar la información constatamos que los turistas se dedicaban a verificar las plazas, las tiendas, pero especialmente el trayecto por el que solía circular Ceausescu.

Estos hombres tenían como objetivo monitorizar las intersecciones y comprobar los problemas de abastecimiento con los que se confrontaba la población, y las mujeres llegaron hasta tal punto de identificar a nuestros chicos del dispositivo e intentaban ligar con ellos. 

Las investigaciones concluyeron que estos grupos formaban parte de una división de la KGB destinada en Basarabia (Republica Moldova). Estos además buscaron posiciones desde las que se pudiera disparar como francotiradores. En este sentido, es bueno recordar que todas las víctimas de entre la multitud que salió a la calle en diciembre de 1989 fueron disparados desde las azoteas o posiciones altas, según la investigación balística de trayectoria de las balas.

Periodista: ¿Coinciden los edificios en los que merodeaban los supuestos turistas con los que fueron utilizados para disparar en diciembre de 1989? 

P. P.: Sí, los edificios en los que los turistas más se interesaban fueron luego los utilizados para disparar a los manifestantes. Por ejemplo, en los alrededores de la Televisión Nacional fueron instalados aquellos simuladores de sonido, y yo sé de un caso concreto de un tal Popescu, en la calle Zambaccian, que los manejó durante todo el proceso el simulador, y después lo confesó. 

Uno de los agentes del KGB ha contado que usaron los simuladores, y que en la mesa tenía un vaso de agua y una pastilla que debía utilizar en caso de que la acción fracasara y fuera detenido. 

Periodista: ¿Qué se hacía, en concreto, con estos simuladores? 

P. P.: Los simuladores eran de diferentes categorías: de ruido, que imitaban el paso de un tanque, ráfagas de metralleta, explosiones, pero también de efectos luminosos, con puntos de luz que marcaban objetivos de disparo, etc... Pero volviendo a la pregunta inicial, ya se conocia lo que iba a suceder, Ceausescu fue informado de que se planeaba derrocarle.

Por eso, porque conocía lo que se preparaba, no se quedó nunca a dormir en la URSS, cuando allí viajaba, y aceptó que se realizaran maniobras militares del Pacto de Varsovia en Rumanía, ni siquiera que las tropas cruzaran el territorio del país. Las únicas que aceptó fueron las maniobras sobre el mapa.

Muchos han dicho que se trató de una traición de la Securitate, pero esta hizo su trabajo, que era recoger información, verificarla, e informar al presidente sobre lo que sucedía, y nosotros hemos hecho esto.

Debo precisar que yo y mis hombres nos ocupábamos estrictamente de la seguridad del presidente y no teniamos ninguna relación con las tropas del resto de la Securitate nacional. Puede que hayamos sido acusados de que no actuamos cuando tuvieron lugar los acontecimientos, pero debíamos pensar en primer lugar en el país, y después si era bueno o no defender a Ceausescu.

Si hubiera actuado la Securitate, se habría producido una carnicería. Debemos decir que la afirmación de que en Rumania tuvo lugar un genocidio, y que hubo 62.000 muertos, es producto de la desinformación soviética para justificar una posible intervención militar u otra variante puesta en marcha por los soviéticos, si los primeros planes hubieran fracasado.
Imagini pentru andropov si ceausescu
Se actuó a través de planes de desinformación, de falsos rumores, propaganda difamatoria, a través de Europa Libre y con movilización de hombres, como sucedió en Timisoara o Bucarest. La realidad era que la gente estaba descontenta por las restricciones producto del pago acelerado de la deuda externa y que era fácil sacarla a la calle. Pero en estas acciones no participaron solo soviéticos, sino también norteamericanos, estos especialmente en las labores aéreas y de telecomunicaciones.

Periodista: ¿Entonces, en concreto, quién y qué se decidió en relación a la suerte de los Ceausescu? 

P. P.: Bush y Gorbachov se reunieron en el verano de 1989 en Malta, y decidieron derrocar a Ceausescu de la presidencia de Rumanía, y que el trabajo debia repartirse entre la URSS (acción terrestre) y EEUU (acciones aéreas y telecomunicaciones).

La red de información, por otro lado, fue ampliada porque, además de los servicios d inteligencia soviéticos y norteamericanos, se colaboró con los servicios de información israelís y serbios. De hecho, quiero informar a los lectores que el primer partido comunista que rompió relaciones con Nicolae Ceausescu fue la Unión de los Comunistas Yugoslavos, al frente de la cual estaba Milosevic, y que la principal puerta de entrada de tropas de comando en Rumania, las que hicieron estallar los acontecimientos en Timisoara, fue la frontera serbia. 

Periodista: ¿Hemos entendido quienes fueron los actores de este guión, pero cuál era el objetivo, que se pretendía, de hecho, conseguir? 

P. P.: Gorbachov quería la sustitución de Ceausescu y que Rumania aceptara su Perestroika. Es decir, cambiar al presidente y iniciar la apertura, que llevara a un mayor grado de libertad, pero dentro del Socialismo y con un solo partido.

¿Por qué? Porque Gorbachov era el ahijado político de Andropov y fue jefe de la Dirección de Propaganda del KGB, es decir, que actuaba como un profesional. De hecho, en la última reunión de los jefes de estado de los países miembros del Tratado de Varsovia, que tuvo lugar en Moscú, Gorbachov se reunió por separado con cada uno de los representantes, y cuando se reunió con Ceausescu le dijo claramente que tenía que hacer cambios, y que igual que se habían retirado otros (Honecker, Breznev -N.T. creemos que se trata de un error del artículo original-, Jivcov), también él debía marcharse, tras el próximo XIV Congreso del Partido Comunista Rumano.

La respuesta de Ceausescu fue categórica, pues eso era asunto de su partido y de su pueblo, y entonces Gorbachov le amenazó con que iba a borrarle de la faz de la tierra, a lo que Ceausescu respondió también con amenazas, afirmando que "si te inminscuyes en mi país te hago de Rumania un Vietnam como no has visto nunca antes y te exijo que devuelvas el tesoro rumano, la isla de las serpientes, Basarabia, etc...".

El efecto de la discusión se sintió en la reunión general, porque Ceausescu anunció que se había entendido con los jefes de estado y primeros ministros presentes para que la próxima reunión fuera en Bucarest, y Gorbachov desde la presidencia dijo en voz alta: "A ver si llegas a ese día".

Periodista: ¿Fue a la reunión celebrada en Moscú la señal para que comenzaran los acontecimientos de diciembre de 1989? 

P. P.: !Por supuesto! A petición de Gorbachov, se ha iniciado la ofensiva, y debemos clarificar que pasó realmente en Timisoara.

Hablan todos de 42 muertos que fueron asesinados en Timisoara e incinerados en el crematorio de Bucarest. No fueron hombres de Timisoara, sino miembros de las tropas de comando, que disparaban sobre los manifestantes. 

Fueron localizados, disparados y llevados a la morgue. De todos, no ha venido hasta ahora ningún familiar denunciando que habían quemado a uno de los suyos en el crematorio. Ellos eran hombres reclutados años atrás en el extranjero, de derecho rumanos, pero de los que antes no se sabía nada.
Ellos fueron reclutados y preparados en Hungría y entrenados de forma especial. Ellos fueron los que sacaron a los estudiantes a la calle a la fuerza. Muchos tienen miedo de decirlo, pero yo tengo información de primera mano porque recogí la información.

Periodista: ¿A estos hombres de las tropas de comando, quién les disparó? 

P. P.: Los hombres del general Nuţă Constantin, jefe del Inspectorato General de las Milicias, que fue enviado a Timisoara por Elena Ceausescu, porque el presidente estaba de viaje oficial en Irán. Una prueba de que todo esto es verdad es que los húngaros hicieron un monumento a estos 42 muertos de Timisoara en Hungría.

Cuando se marchó de Timisoara, Nuţă tomó con él todos los documentos y pruebas que tenía sobre las acciones que habían tenido lugar, incluyendo grabaciones de video. Los rusos lo sabían, y estas eran pruebas en su contra, así que interceptaron el tren en el que el general se dirigía a Alba Iulia, le subieron en un helicóptero que, curiosamente, tuvo un accidente y se estrelló, ardiendo dentro tanto Nuţă, como la tripulación y las pruebas sobre los hechos.

Así que, como veis, todo fue puesto a punto, siendo espontáneas solo algunas manifestaciones de la gente en las calles, aunque su salida fuera provocada por los que organizaron todo. Y esto para que la simulación de revolución disimulara la intervención externa.

sábado, 30 de diciembre de 2017

30 de diciembre de 1947: se proclama la República Popular Rumana

Imagini pentru republica popular romanaEl 30 de diciembre de 1947 el rey Mihai I de Rumania abdicó y, en consecuencia, se proclamó la República Popular Rumana. El final de la monarquía en Rumania daba lugar al nacimiento de una democracia popular, obrera y socialista, en la que los medios de producción iban a pasar en pocos meses a manos de la clase trabajadora, y en el cual la producción de riqueza no estaría ya al servicio de las mafias capitalistas sino del pueblo.

 El diario español ABC publicó al día siguiente, 31 de diciembre de 1947, el texto de la abdicación del rey Mihai, que había sido aliado de Hitler, Mussolini y Horthy hasta el 23 de agosto de 1944, cuando el Partido Comunista y las fuerzas antifascistas le obligaron a cambiar de bando y poner sus tropas al servicio del Ejército Rojo, además del comunicado del gobierno rumano anunciando la Proclamación de la República Popular Rumana.

La República Popular Rumana durará hasta 1965, cuando se transforma en República Socialista de Rumania, y su primer presidente será el científico comunista Constantin Ion Parhon.



)
El pueblo trabajador rumano enterrando la
monarquía (ilustración de Scanteia, diario del Partido
Comunista Rumano)
.









lunes, 25 de diciembre de 2017

Palabras de Ceausescu antes de ser ejecutado el día de Navidad de 1989

Sin embargo, cuando le dejamos frente al muro, su actitud fue sorprendentemente digna. En voz alta, gritó "Viva la República Socialista de Rumania y la independencia! !Muerte a los traidores! !La historia nos vengará!", después de lo cual comenzó a cantar un fragmento de "La Internacional".
Se cumplen hoy 28 años de la ejecución sumarísima a manos de los golpistas que tomaron el poder en Rumania en diciembre de 1989 de Nicolae Ceausescu y su esposa Elena. La suerte del presidente de la República Socialista de Rumania estaba echada desde que, pocos meses antes, había rechazado las peticiones-órdenes de Gorbachov para implementar las reformas aperturistas, para facilitar la restauración total del capitalismo, que el líder soviético había iniciado en la Unión Soviética, conocidas en Occidente como Glasnost o Perestroika.
Imagini pentru ejecucion de los ceausescu
Imágenes de la ejecución sumarísima de los Ceausescu

A pesar de que no se puede olvidar la responsabilidad del propio Ceausescu durante su gobierno, pues era el máximo responsable del Partido Comunista de Rumania, en la restauración del capitalismo con este golpe de estado contra la clase trabajadora rumana, tras de un proceso de reformismo y abandono de los principios marxistas a partir del XX Congreso de la URSS y la sustitución de la República Popular Rumana por la República Socialista Rumana en 1965 ("la república de todo el pueblo", según su propia definición constitucional, aparcándose ya la lucha de clases o la dictadura del proletariado), lo cierto es que en sus últimos años destacó frente a líderes de otros paises por oponerse con determinación a las reformas impuestas desde Moscú; hay que subrayar, por ejemplo, la decisión de reparar el error de endeudarse con el FMI en los años 80, devolviéndose la deuda en los últimos años del socialismo rumano a marchas forzadas, lo que hizo que los rumanos tuvieran que apretarse el cinturón, aunque en ningún caso se pudiera hablar de pobreza, hambre o desempleo, algo que es habitual, sin embargo, en todo régimen capitalista (tal y como pueden comprobar hoy en sus propias carnes los rumanos después de 28 años de dictadura del capital).

La necesidad de eliminar por la vía rápida a los Ceausescu surgió de esa "cabezonería" del presidente rumano en defender el socialismo (por muy desviado que estuviera del marxismo-leninismo o sui generis que este fuera) frente a los que intentaban, como en Rusia, restaurarlo con la complicidad del propio Partido Comunista; la élite del PCR, que ya vivía desde los años 60 una vida privilegiada, aunque ceñida con el corsé de la economía y legislación socialista, estaba encantada con la idea de romper las limitaciones y poder enriquecerse sin obstáculo alguno, así que veían al líder rumano como una piedra en el camino; una piedra demasiado grande, pues el pueblo rumano, o al menos gran parte de él, los trabajadores, le hubieran apoyado si este hubiera aparecido ante ellos como defensor del socialismo y negándose a aceptar los cambios impuestos por el imperialismo, Rusia y la élite del partido rumano.

El testimonio de los soldados que cumplieron las ordenes de ejecutar a los Ceausescu deja claro que, en ningún momento, el presidente rumano perdió la dignidad ni abandonó sus principios:

"Nuestro camino hacia el paredón hizo que ellos (Nicolae y Elena Ceausescu) perdieran a veces las fuerzas, en tramos fueron llevados en volandas por mis compañeros. En un principio, ellos creían que les llevábamos al helicóptero, hasta que han comprendido la situación. Entonces vi a Nicolae Ceausescu como un hombre, no como al presidente, y sus ojos estaban humedecidos por las lágrimas. Sin embargo, cuando le dejamos frente al muro, su actitud fue sorprendentemente digna. En voz alta, gritó "Viva la República Socialista de Rumania y la independencia! !Muerte a los traidores! !La historia nos vengará!", después de lo cual comenzó a cantar un fragmento de "La Internacional".

En el anterior testimonio, Dorin Cârlan, soldado del pelotón de ejecución, cuenta también como la ejecución fue sin contemplaciones, prácticamente a bocajarro, y que el capitán Boierul Ionel y el sargento mayor Gheorghiu Octavian dispararon sin aviso previo, a una distancia de un metro, un metro y medio, y el resto de los soldados les siguieron: "No me di cuenta, pero en los pantalones y en las botas tenía al terminar huellas de huesos y sangre".
Imagini pentru rumania socialista

Previamente, antes de la ejecución, durante la farsa de juicio que se les preparó a los Ceausescu en la Base Militar de Tirgoviste, el que hizo de fiscal preguntó a Nicolae Ceausescu: "Debería decirnos por qué no responde a nuestras preguntas. ¿Qué le impide hacerlo?". Y Ceausescu respondió, con total claridad: "Responderé a cualquier pregunta, pero sólo en la Gran Asamblea Nacional, ante los representantes de la clase obrera. Digan al pueblo que responderé todas sus preguntas. Todo el mundo debe saber lo que está pasando aquí. Sólo reconozco a la clase obrera y a la Gran Asamblea Nacional, a nadie más".

Precisamente eso era lo que pretendían los traidores golpistas: que nadie supiera lo que estaba pasando allí, evitar que Ceausescu siguiera negándose, como era claro que iba a hacer, a la restauración del capitalismo de mercado.

28 años después aquel crimen sigue impune, la élite del PCR que apoyó el golpe de estado hoy conforma la gran burguesía nacional y dirige todos los partidos políticos (los partidos comunistas están prohibidos) y la clase trabajadora has ido condenada a la emigración (3 millones de rumanos han huido del país para poder ganarse la vida), a la pobreza (el 50% de los trabajadores vive con menos de 250 euros al mes) y un 25% de los rumanos sobreviven en los límites de la miseria.

No es de extrañar que en todas las encuestas realizadas en estos casi treinta años los rumanos confirmen que prefieren el sistema socialista al capitalista, y que vivían mejor antes del golpe de estado de diciembre de 1989 que con el desastre y saqueo generalizado sufrido por la clase trabajadora en los 28 años siguientes de dictadura del capital; algo que en los últimos años también se puede decir de los más jóvenes, que han vivido siempre bajo un sistema de explotación y desigualdad y a los que sus abuelos y padres cuentan con nostalgia cómo vivían los trabajadores en la Rumania Socialista.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...